Ayala

Lástima que no llegué a tiempo para ver a Alex, que presentaba su disco, Un domingo cualquiera. Lo único que ví, fue la última canción, Dije lo que dije, y por lo que algunos me dijeron fue un gran concierto.

Llegó el turno de Ayala, que esta vez tocaba en eléctrico. Tenía el presentimiento de que iba a ser un gran bolo. Sentado en un de los balcones de la sala Luz de Gas, me sentía como un espectador de lujo.

Por fin empezó  el concierto con el electrificante El cantante elegante, que enlazó con El Risk. Y llegó La Primavera, acompañada por Alex Ferreira para cantarla a duo
junto a Ayala. Siguió con Y lo que nos queda, un título muy explícito para lo que quedaba por venir, porque la banda entera era energía pura, desgranando cada canción con un esmero increíble, como si fuera la última del concierto.
Llegó la hora de Todo lo que no hago, una de mis preferidas del disco, tiene una sensibilidad especial. Frases como esta: “Que cerca que está el mar, pero
sin saber nadar no vamos a ningún lado”, hacen que me sea imposible resistirme a no escucharla.
Hubo tiempo para todo, para presentaciones, para agradeciemientos y también para tocar algún tema que no está en el disco.
Durante una hora acontecimos a una gran descarga musical, donde la banda se lució en la parte final dejando al público boquiabierto y a más de uno fascinado.

Ayala son:

Roger Lopez Ayala: Voz y guitarra.

Raül Del Moral: Guitarra eléctrica y acústica.

Ferran Aguiló: Bajo.

J.J.Caro: Piano y teclados.

Dídac Fernandez: Bateria.
Ayala, unos grandes que no te puedes perder!

Próximos conciertos:

21 de mayo – Sala Pop (Sta. Coloma)

20 de junio – El Dau (Mataró)

Fotografía: Xavier Vila

El concierto empezó con el electrificante El cantante elegante y enlazó con El Risk. Y llegó La Primavera con Alex Ferreira, cantandola a duo
junto a Ayala. Siguió con Y lo que nos queda, un título muy explícito para lo que quedaba por venir, porque la banda entera
era energía pura, desgranando cada canción con un esmero increible, como si fuera la última del concierto.
Llegó la hora de Todo lo que no hago, una de mis preferidas del disco, tiene una sensibilidad especial, frases como esta: “Que cerca que está el mar, pero
sin saber nadar no vamos a ningún lado”, hacen que me sea imposible resistirme a no escucharla.
Hubo tiempo para todo, para presentaciones, para agradeciemientos y también para tocar algún tema que no está en el disco.
La recta final empezó con I Más D

Una gran descarga musical, donde la banda se lució en la parte final dejando al público boquiabierto y a más de uno fascinado.
Ayala, unos grandes que no te puedes perder!

Entradas relacionadas: