Saltándome el protocolo, e incluyendo una anticrónica de hace más de 3 días, aquí llega Andy, uno de los mejores conciertos de este año.

Y allí estábamos, apurando la copa por no llegar tarde. Sopresa suprema al podernos sentar sin ningún problema en segunda fila, acompañada de la aparición de un bar dentro del Teatro Alfil. Si ya pintaba bien, ahora era bien. Al cabo de media copa aparece Andy Chango, cargado con cuatro cervezas y cigarros para aburrir.

Tímido aplauso para recibirlo, algún que otro grito. Andy empieza mirando al público, buscando miradas. Presenta el espectáculo, que va a ser una presentación del homenaje a Boris Vian. Canciones, poemas, monólogos y efectos especiales (secuetrados, por cierto…). Empieza con Beber, uno de los puntos en común ente ellos (véase Madrid, de Andy).

El chico delgado es un tío curioso, se conserva bien, sale en un traje que parece de la talla de Norman, cruza las piernas, canta, grita, fuma, nos hace fumar, bebe, se lo pasa bien, tiene mucha camaradería con sus músicos, excelentes por cierto.

Tuvimos que huir al lavabo, por razones obvias, nos costó media canción encontrarlo, pero pudimos bailar rock’n'roll mops en la parte de arriba del teatro, cosa que compensó el desorden. Nos subimos a echar el último piti, La banda se fue en fila, andy recogió la funda de sus gafas, nos saludó, saltó del escenario y desaparecieron.

Hasta el domingo en el Teatro Alfil, cuidado Andy, que alomejor vuelvo..

Web oficial

Myspace

Entradas relacionadas: