La gente lleva silbando desde las nueve y media, con ansias de Enrique, se veía a seguidores de Héroes, rockeros de pura cepa y todo tipo de gente. Seguido al vídeo de presentación salen los músicos, que empiezan a tocar la entrada de El club de los imposibles. Sale Enrique, la gente enloquece, saluda y empieza a cantar.

Auténtico afiliado a las gafas de Mike, sale con total estética americana, que durante todo el concierto se irá trasnformando gradualmente en estética Bunburiana (tampoco se aleja tanto…). Cuando dice aquello de “muy buenas noches cabrones” ya tiene el público en el bolsillo. La segunda fue La señorita hermafrodita, donde ya se vio gran parte de los movimientos de Enrique, que espero que tenga patentados, muy suyos. Debe haber hecho un pacto con el Diablo, se mantiene mejor que cualquiera de sus coetáneos de lejos.

Siguió con Hay muy poca gente y una presentación muy a su estilo del disco acabada con una amenaza: “Si hay alguien que no le guste el rock, esto les va a doler”. A partir de aquí se encadenaron temas como Bujías para el dolor, Doscientos huesos y un collar de calaveras, Sólo si me perdonas, Sácame de aquí, con la introducción a cargo de Jordi Mena, Porque las cosas cambian. Luego hubo un pequeño cabaret, muy muy pequeño, para tocar El extranjero, con banjo y acordeón y Desmejorado, de Bushido, como apuntó Shasha en el concierto de Barcelona, con final ruso, Enrique pegando patadas al suelo con el micro cerca de las botas.

Despues de esto, cantó Contar conmigo y un buen recuerdo de dónde viene la música popular, Infinito como un blues bien marcado. Tiempo para cambiarse de vestuario, mientras en las pantallas ponían un trozo de alguna película. Vuelta al escenario con El hombre delgado que no flaqueará jamás, Si, El rescate y Presentación de la banda: Álvaro Suite (guitarra), Jordi Mena (guitarra), Robert Castellanos (bajo), Jorge Rebenaque (hammond, piano y acorderón), Ramón Gacías (batería y percusión) y Enrique Bunbury (voz y guitarra).Después de las necesarias presentaciones, los dos últimos temas del grueso del concierto, Apuesta por el Rock & Roll y Lady Blue.

El bis fue Que tengas suertecita, Si no fuera por ti, Viento a favor, Canción cruel y El tiempo de las cerezas. Gran nivel de Bunbury, que lo da todo en el escenario, con gran carácter y personalidad. Personalmente me agobié bastante en el Palacio, fue una sensación extraña, nunca pensaba que me iba a agobiar en un concierto, fue como un gatillazo conciertil, alomejor lo del psiquiatra no es tan mala idea…

Fotografías: Javier Arana

Próximos conciertos

30 oct – México DF

02 nov – Guadalajara (México)

Web oficial

Entradas relacionadas: