Concierto Alcorcón Diego el Cigala

Salí del metro y fui hacia los campos de fútbol. No se tarda mucho, unos 10 minutos, pero me tuve que poner una sudadera, empezaba el frío.Entré al campo, después de un pequeño cacheo (mañana me entraré una cantimplora…) y me quedé un poco extrañado al ver que todo estaba lleno de sillas, como en un tablao, pero del tamaño de medio campo de fútbol.

Llegué a tiempo para ver los últimos temas del Carrilete. Yo no soy ningún entendido del flamenco, pero me gustó. Es como el vino, no te puedo decir si es bueno o no, pero te puedo decir si me gusta. Primero unas bulerías, con su sobrino a la batería. Luego siguió con unos tanguillos, un tanto especiales, entre reagge y son cubano, con toda la banda (Bajo, guitarra flamenca, guitarra eléctrica, batería y coros/palmeros). En este momento, se arrancó con otras bulerías “al estilo Bambino”, dijo el Carrete, acabando con unos infundios, que según él “son como los monólogos de ahora pero además creyéndoselo”. Una creación de su tío abuelo, según dijo.

Luego empezó el espectáculo del Cigala. Salieron sus músicos (Diego del Morao a la guitarra flamenca, Jaime Calabuig al piano, Yelsi Heredia al contrabajo y Sabú Porrina a la percusión) a lo que al principio parecía calentar los dedos, pero se arrancaron con un tema instrumental, que para algunos, mezclado con el frío (que frio!!!) se hizo demasiado largo, empezando a silbar y pedir la presencia del Cigala.

Al fin, sale Diego, vestido con traje negro y esa gran sonrisa que no dejará en toda la noche. Se sienta, le da un trago a su whisky y empieza a cantar Si te contara.

Impresionante la banda, que suena muy compacta y melosa, invitando a bailar cuando quieren y parando el ritmo en el momento justo. Nada que decir nuevo del Cigala, esa voz tira para atrás.

Primeros aplausos, saludos de diego a la afición “que paséis buenas fiestas, Alcorcón”. Siguió con una serie de temas muy cargados de emoción. Quizá un poco parados, para el frío que hacía. Bravo (youtube), Dos cruces, La paloma, Angelitos negros, Me caso el año de viene, Chanelando, cerrando con el estribillo de Tocar Madera.

Al acabar esta parte, sonrió contento, y no paró de divertirse con sus músicos, jaleándolos y hablando con ellos. Saludó al Piraña, que se encontraba por allí y arrancó la parte final del concierto con Rosita Encarnada y unas bulerías, muy aclamadas por el público. Y cerró el show con Dos gardenias, con el público en el bolsillo, simplemente siendo quien es.

Un grupo de hambrientos, que quería más (me incluyo), nos fuimos a la valla, esperando ese último tema, que sonó, ¡vaya si sonó! La bien pagá, con la gente cantando el estribillo a todo pulmón, mientras el Cigala sonreía complacido. Metro y para casa.

Web Oficial: Diego el Cigala

Entradas relacionadas: