Era una noche fría, helada, de esas que lo único que apetece es quedarse en casa con la calefacción a tope, tirado en el sofá con una manta encima y tirando de videoteca. Pero por ver a uno de los grandes de este país, que gana mucho en directo, merece la pena hacer ese esfuerzo y algo más.

Al llegar a Can Massallera, la primera sorpresa es que no hay mucha gente, creo que la gente escogió la opción de sofá y manta. Ellos se lo pierden.

Bastante puntual salió Coque, acompañado de Nico Nieto. Cogieron sus guitarras y empezaron a desgranar su último disco, Termonuclear en acústico. Empezó con Despierto, La Carta, Termonuclear, Puede ser, Despierta, Déjate llevar. Que gran disco este, la crítica ensalzó La hora de los gigantes como un gran disco, que lo es, pero creo que este Termonuclear lo supera con creces, tanto en canciones como en letras, que en su versión en acústico, grabado en casa de Coque, gana muchos enteros, al ser un disco casi susurrado, donde casi son igual de importantes los silencios y los arreglos, que la letra.

Continuó, ya rescatando canciones de discos anteriores, Quiero volverte a ver, Rosa´s Motel, realmente impresionante, y Berlín, una gran canción. Cuídate, un Hace tiempo que al igual que el último concierto en Bikini acabó cantando a plena voz sin micro y sin música, igual de emocionante que la última vez. Después la canción que todo el mundo se sabe, y no te cansas de oír, No puedo vivir sin ti, esta vez coreado por el público, que hasta entonces estaba como el día, frío, frío. Después de presentar a toda la banda que le acompaña en directo cuando va enchufado, aunque sólo estuviera Nico Nieto presente (creo que los echa de menos, y lo entiendo, porque son una gran banda), pasó a la parte más rockera del concierto con dos canciones contundentes: Abróchate She`s my baby.

Remató la primera parte del concierto con mi canción favorita, Hasta el final y parecía que el concierto había acabado, por como se despedía Coque, pero no, tuvimos suerte, salió y preguntó a la poquita gente que había que canciones querían que tocase, se dijeron tres, y fue un pleno, canto las tres solicitadas, aunque observando después el set list, ya las tenía pautadas. Estas tres canciones fueron El barco, Lo intenta, preciosa, con ese texto tan sugerente, esta vez sin acento argentino y cerró con Una moneda.

Buen concierto del bueno de Coque, muy bien acompañado por Nico, gran guitarrista, aunque faltó el calor del público que tuvo en Bikini. Vale la pena ver un directo de Coque, porque es un gran artista, con una voz muy original y reconocible y una gran personalidad. Gracias Coque, un concierto tuyo nunca te deja indiferente…

Entradas relacionadas: