Ambiente sábado (c) Tom Hagen

Miro el móvil y tengo 17 llamadas perdidas. ¿Qué hago en esta tienda de campaña? La pantalla dice que son las 12:35 del Miércoles 14 de Septiembre. Unos cuantos números desconocidos y varias llamadas de Las Gafas de Mike. Empiezo a centrarme. Yo no debería estar aquí. ¿Por qué tengo la boca como si me hubiera comido un polvorón de arena? Estoy sudando como nunca bajo el plástico de un iglú (¿Porqué los llamarán iglús con el calor que hace dentro?) y acabo de ser consciente de mi realidad. Abro la puerta y veo un desolado paisaje de polvo y arena que parece devastado como si hubieran pasado por allí Atila y los Hunos. Creo recordar que antes todo esto era la zona de acampada del Festival En Vivo, aunque parecía un muestrario de Decathlon por la cantidad de Quechuas que había. ¿Porqué me duele tanto la espalda? Mis oídos pitan y recuerdo que el volumen del Festival sigue dentro de mi cabeza. He vuelto a fracasar en mi tarea. Hace tres días que debería estar en casa limpio y descansado, y tenía que haber enviado a Las Gafas de Mike la crónica del Festival. Era la última que iba a hacer si no salía bien…

Creo que hace un rato, estaba pegando botes con La Pegatina. No sé si es el primer recuerdo que me viene a la cabeza, pero la liaron buena. Es curioso como la pachanga y el neo-calorrismo se ha adentrado con espacio propio en los festivales de Rock. Mucha marcha metieron y mucha gente con ganas de fiesta los siguieron, aunque ya fuera de las últimas actuaciones después de tres días de un cartel extensísimo de grupos.

Poco antes les había dado la alternativa Muchachito Bombo Infierno, con su habitual pachanga y buen rollo que a muchos nos encanta. A La Fuga creo que no los vi porque me lo tiene prohibido mi nutricionista, pero recuerdo que un rato antes hubo una avalancha que obligó a parar durante un ratito el concierto de The Offspring. Dicen que hubo unas 70.000 personas el sábado, y creo que en el momento en el que tocaron los californianos los noventa volvieron con fuerza… Con tanta que las vallas de la primera fila cedieron y hubo que arreglarlas antes de seguir con su show.

Alamedadosoulna (c) Tom Hagen

Txarrena tuvieron una espectacular puesta en escena y demostraron muchas tablas. El Drogas es un animal escénico y con tanta gente viéndolo se crece, como si fuera la primera vez, con la experiencia de casi 30 años de bolos. Celtas Cortos antes, habían dado lo de siempre, y eso no es ni bueno ni malo, es lo que a uno le apetezca… Y el cartel era muy extenso. Previamente a los vallisoletanos había estado el genial Kiko Veneno y los siempre fiables, animosos y cada vez más afinados Alamedadosoulna, que hacen bailar al menos pintado, o sea, todos los valientes que el tercer día de festival a eso de las 19:00 con un sol de justicia nos acercamos a verlos…

Recuerdo aquella llamada. ¿Hola? Te llamo de Recursos Humanos de Las Gafas de Mike (Joder, ¡Qué máquinas! Tienen Departamento de RRHH y todo…) Esta es la última oportunidad que te damos. Vas a ir al Festival En Vivo de Getafe y más vale que te lo curres como Dios manda. Déjate de contar tus historias raras, tus ligues, tus frustraciones… Haz una crónica del Festival hablando de música. Apunta todo lo que veas, analiza, no te pierdas ni un concierto… Vas a ir a uno de los más grandes Festivales de Rock que se hacen en España, con un cartel de lujo, te vas a rodear de lo más granado del periodismo musical y vas a ver a grupos espectaculares… Dedícate a lo que te tienes que dedicar y haz una buena crónica o será la última. No bebas ni aceptes caramelos de desconocidos, que nos conocemos. No nos obligues a que la próxima vez que te llamemos sea para mandarte a una clínica de rehabilitación… Pero si yo no…-Balbuceé asustado- Si todo es culpa del fotógrafo que me acompaña… ¡Deja al fotógrafo!, Él si hace bien su trabajo… Esto es personal, es cosa tuya… Los textos no cumplen con lo que esperábamos de ti y te damos esta última oportunidad…

El viernes me enteré que había 3 escenarios. No es que el jueves no lo supiera… Es que el primer día sólo se usaron dos. En cualquier caso, uno de los tres escenarios, el 3, dedicado viernes y sábado al hip-hop y rap, totalmente integrados y con un tirón importante en un festival preponderantemente rock como éste, sólo lo pisé cuando esos estilos dejaron paso a las bandas tributo como De Acero que dieron a todos los que fuimos justo lo que buscábamos: Karaoke de éxitos de Extremoduro cerca de las seis de la mañana.

Antes me había sorprendido con el sonido de las primeras canciones de Boikot. Tremendo volumen que no ajustaron hasta la sexta o séptima canción…  ¿Y mi fotógrafo? Ahí lo perdí… O quizás antes, cuando se lanzó como un loco con los cuernos en alto a dar saltos con el funky andaluz embrutessío de O’Funk’Illo, por fin de vuelta con la formación original y con la misma capacidad de arrastre que cuando lo dejaron hace 4 ó 5 años…

Los Delinqüentes habían constatado antes eso que vimos después y que he comentado antes (Qué lío temporal, no debí tomar tantos cubatas… Pero es que las barras estaban muy bien puestas, se pedía con comodidad, y los servicios eran accesibles, por lo que se podía beber y mear lo bebido con facilidad) con La Pegatina: Hay ritmos y tipos de música que no hace más de diez años cualquiera pensaría que no tienen hueco en un festival de este estilo, y a día de hoy se han convertido en imprescindibles y arrastran tanta o más gente que grupos de rock puro consagrados. Los garrapateros han crecido como setas en medio de los festivales de todo el estado y son fieles hasta la extenuación.

The Toy Dolls (c) Tom Hagen

Decir que The Toy Dolls son muy divertidos y que gustan y animan tanto a los incondicionales como a los que los ven por primera vez es una obviedad (Sin embargo lo he dicho…). Su punk puso a brincar a todo el mundo, mostrando porqué era uno de los grupos estrella del cartel del Festival.

The Specials demostraron que el ska está inventado hace mucho tiempo y que puede ser elegante hasta el paroxismo. Quizás su calidad y su buen hacer no fue lo que esperaban la mayoría de los amantes del ska hiperestimulados que ocupaban las primeras filas, pero sin duda es un verdadero goce poder ver a grupos de tanto prestigio y tanta clase en un festival donde casi 60.000 personas (eso dicen que hubo el viernes) sufren de empacho de polvo por muchos plásticos que hayan puesto en el suelo frente a los escenarios…

Rosendo (c) Tom Hagen

Rosendo es muy grande. No se puede decir mucho más. Puede resultar más monótono o previsible, pero con himnos como Agradecido, Flojos de Pantalón o Maneras de Vivir, cualquier persona con un ligero conocimiento del rock de este país tiene que saltar y gritar. Y Rosendo coreado por tanta gente, es mucho Rosendo.

El Sevilla y los Mojinos Escozíos explotaron un rato antes tener un auditorio tan grande para ellos y mezclaron el rock y el cachondeo como pocos lo hacen, haciendo a todos cantar Qué bueno que estoy o Las niñas del Colegio de la Salle como si no lleváramos ya un día y pico de festival…

Un día y pico con (sobre todo el pico) un calor que impidió que viera en plenitud de facultades a Benito Camelas, Amparo Sánchez (Amaparo de Amparanoia para los no iniciados… Soy incapaz de ver a esta mujer y no recordar su parodia Chanante junto a Manu Chao…) o Tonino Carotone… Los vi, pero sin saltar mucho, hidratándome bien y dejando hacer a mi fotógrafo, que por aquel entonces creo recordar que todavía andaba por allí…

Sí, recuerdo que estaba allí porque esa mañana había venido con un tremendo cabreo a sacarme de la tienda y había tardado un mundo en encontrarla No entiendo cómo puede tener tan buen ojo para hacer fotos y tan malo para encontrar cosas. Además, creo que le di las instrucciones adecuadas: “Entra en la zona de acampada del Festival y mi tienda es un iglú Quechua de los baratos”. El exquisito en explicaciones se excusa en decir que buscar un iglú Quechua de los baratos en una zona de acampada que parece patrocinada por Decathlon por la cantidad de productos suyos que hay, es tan difícil como que yo haga algún día una crónica en condiciones y hablando sólo de música… El día después, al irme acostar, posiblemente perjudicado por el cansancio y no por lo ingerido, al entrar en la zona de acampada me di cuenta de que algo de razón llevaba porque la cantidad de tiendas allí plantadas podía llevar a pensar que, o bien, todos los asistentes al festival estaban acampados en tiendas de una o dos personas, o se habían colado muchos rezagados de las Jornadas Mundiales de la Juventud, porque aquello era realmente impresionante en extensión y en densidad de población.

El Jueves lo terminé cantando viejos clásicos de Platero y tú, interpretados por A pelo y Tú, esa banda de versiones inevitable en los últimos festivales de rock, que nos recuerda una y otra vez que el Señor Fito Cabrales tenía una banda muy buena y molaba mucho antes de salir en los 40 Principales y ser conocido por todo el mundo.

La cantidad de gente que había horas antes viendo Mago de Oz, un jueves, me hizo pensar que mi percepción de que el heavy con pinceladas celtas que tan de moda estaba en los 80 se quedó en los 90, es errónea y sigue teniendo mucho tirón, al menos en cantidad de gente. Quizás fuera que el festival estaba empezando, o quizás que los Mago tienen un buen directo, sea como sea su música…

Los Suaves (c) Tom Hagen

Doctor Sapo son menos conocidos pero se han ido abriendo un hueco en los últimos tiempos, ocupando horas intempestivas en muchos festivales. En este tenían una buena hora (pasadas las diez de la noche) y mucho público con ganas de empezar con buen pie tres días de rock y fiesta. Creo que cada vez me gustan más, pero claro, esto debe ser objetivo y no tengo que dejarme llevar por filias y fobias… A fin de cuentas, está empezando el Festival. Sólo he visto a Los Suaves, que los han precedido, que pase el tiempo que pase, demuestran, sobre todo Yosi, que les sigue haciendo mucha ilusión estar sobre un escenario… Tanta que su afán por subirse a todo lo que le rodea hace que sus grandes clásicos luzcan aún más en boca de este gallego que hace tiempo que lidera un grupo que ocupa el Olimpo de los grandes del rock de este país. Su gira aniversario se prestaba a ello y mucho más, aunque el detalle de intentar desnudarse en el escenario no tengo muy claro si era del todo conveniente…

Con “Preparados para el Rock N Roll” de Los Suaves me recibió en el Festival En Vivo de Getafe. Bajo el sol de justicia del mediodía de este Miércoles 14 de Septiembre, mucho tiempo después y con la boca y las entrañas llenas de arena, sin recordar bien lo que ha pasado estos días por aquí, no sé si estaba realmente preparado…

Los precios anticrisis, la ubicación y gran cantidad de barras, servicios y puestos de comida, lo variado del cartel me dicen que el Festival En Vivo es un gran éxito. La inmensa cantidad de gente y el polvo que no se consigue paliar ni con los plásticos en el suelo que sólo hicieron un poco de efecto el jueves me dicen que el Festival En Vivo es un gran éxito pero que resulta duro de disfrutar… Hay otras quejas como la distancia entre la zona de acampada y los escenarios, lo lejos que hay que dejar los coches, lo poco que se liga con mi físico… Pero no pensaré en ello…

La tienda del señor Nando Monzú

Tengo que hacer memoria y enviar una crónica que hable de música que debería estar hace tres días en las oficinas centrales de Las Gafas de Mike, si no quiero que me denuncien y quedarme sin trabajo… Recojo la Quechua dándome cuenta que no es la mía y pensando que un día de estos debería denunciar la desaparición de mi fotógrafo… O quizás ya no tenga importancia. El Festival En Vivo me ha dejado muerto y no sé si todo esto valdrá la pena ya…

¡Salud!

Entradas relacionadas: