JF: ¿Que sois más, de vinilo o de ipod?
A: Bueno, me he modernizado bastante, me he comprado un Ipod. Pero tengo un tocadiscos y siempre que estoy en casa escucho vinilos. La verdad es que la música digital es mucho más práctica, pero es cierto que el sonido de la aguja y el plástico…
F: Además es como ese tributo al autor, es tu disco, es como muy romántico.
JF: A mi me mola mucho también.

A: A mi me encanta. Es más, hace no mucho estaba trabajando en Universal, y bueno, cuando llegué estaban remodelando toda la oficina y querían deshacerse del archivo. Me dijeron “empaqueta todos los discos que hay en el archivo” y llegué a un armario enorme lleno de vinilos y me pusieron a meterlos en cajas y claro… (risas)
JF: Estás que no me los llevo…
A: Hice una selección: estos para el crematorio y estos para casa. Mucho vinilo también a nivel histórico, tengo vinilos de todos los grupos heavies de los 80 de España.
F: Si es la historia, para que acaben ahí…
JF: Para que los quemen.

F: No me jodas. Para eso me los llevo.
A: Es que iban todos al crematorio.
F: ¿Pero todos?
A: Claro claro, esto funciona así: rllos cogen, los meten en cajas, los llevan al archivo. Si nadie los reclama, a los dos años van al crematorio. Y dije, no jodas, no puede ser.
F: Yo hubiera rellenado con papel de periódico las cajas…
JF: ¿Te los podías llevar o era algo así de estraperlo?

A: Hubo una época de confusión y conseguí llevármelos. Espero que esto no lo lea nadie (risas).
F: Hombre, puede ser que te denuncien, pero los de Barricada seguro que opinan que ole tus huevos.
A: Pero era mucho más atrás. De repente te ves un vinilo de Sobredosis. Dan ganas de enterarse donde estarán estos tíos.
F: Es que ahora es como muy fácil. Buscas en el youtube el videoclip del grupo y a correr. A ese nivel, ahora ponte tú a buscar donde andan los Sobredosis.
A: Es verdad, tengo un montón de discos de gente que son parte de la historia de la música de España. En la parte de atrás del disco, indefectiblemente salía la foto de marras del grupo.
JF y F: GRUAUA (risas)
A: Claro, con su rollo, con todo lo que ellos pensaban que era la música, no se me parece emocionante. Y luego lo pones y suena…
F: Es como el sentimiento de vosotros cuando veáis vuestras carátulas dentro de diez años…
A: Si alguna vez gano pasta, un poquito más, porque ahora sobrevivimos de la música, lo que me gustaría sería coger los disco de le punk y plancharlos en vinilo, porque es que lo pones y suena grrrrrr, no se, es otra historia.
JF: ¿Qué significan los bares para vosotros?
A: Son como el centro neurálgico de la cultura española, la gente se enamora en los bares, hace grandes amistades y las rompe en los bares. Los bares son lo que en una civilización un poco civilizada, valga la redundancia, tendrían que hacer los centros sociales, nosotros lo hacemos en los bares.
JF: Tenemos el bar.
A: Tenemos el bar de barrio, el bar de abajo del curro, el bar donde vas con tus colegas a bailar. No tiene más importancia que esa, tampoco soy un tío que me guste estar mucho tiempo en los bares, pero creo que de las alternativas de ocio y de disfrutar de la comunicación directa con la gente, es el sitio que da más juego.


JF: ¿Ya no tienes el bar, no? ¿Sigue vivo?
A: Si si, se lo pasé a otro tío y sigue con él. Yo lo dejé por una cuestión de higiene mental. Es muy duro tener un bar.
JF: Muchas horas, sacrificado.
A: Sacrificado y bueno, estás mucho tiempo en el ajo, mucho alcohol durante mucho tiempo, claro llega un momento que lo que te apetece es levantarte a las ocho de la mañana y hacer vida normal.
JF: Patillas tiene un bar.
A: Sí.
JF: ¿Lo recomiendas?
A: ¿Tener un bar o ir al del patillas?
JF: No no, ir al del patillas.
A: Ah, sí sí. Está muy bien, es un agujero (risas). Es un antro, como lo era el mío, igual. Pero un antro de barrio, un sitio muy acogedor, pasan cosas muy interesantes, está muy bien. Es que cuando dices “donde voy un martes por la noche en febrero” si conoces un sitio de esos has triunfado. Vienes aquí a Malasaña un martes y te mueres de asco. Pero te vas a un barrio, Hortaleza, a la Alameda, o cualquier barrio donde haya el típico bar de barrio, allí es donde puedes pasártelo bien.
JF: Tenemos una amiga que está planeando un tributo a buenas noches Rose. ¿Que te parece la idea?
A: Bien, le dije que en lo que le pueda ayudar le ayudaría, pero que no me puedo meter, que estoy a ocho mil millones de cosas.
JF: Supongo que estas más enfocado a le punk…
A: Claro, y bueno, lo de los BNR, es algo que forma parte del pasado.
JF: Os lo preguntan bastante en las entrevistas.
A: Sí, porque por lo que sea el grupo aquel caló mucho, de una manera sui generis, porque no fue muy popular nunca, pero en la gente en la que caló, lo hizo de una forma importante, lo que me parece sorprendente es que de repente aparezcan chavales, o chavalas de 19 años que se identifiquen con el tema. Es un elogio para uno.
F: Lo mejor de todo es que se identifiquen, ¿no?
A: Si, está muy bien.

Entradas relacionadas: