Sidonie

Aprovechando la salida del nuevo disco de Sidonie, El fluido Garcia, tuvimos la oportunidad de hacerle unas preguntillas a Marc Ros, cantante y guitarrista de la banda.

Álvaro(A): En una escala del 1 al 10, ¿Cuánto os cansan las entrevistas, la promoción y esas cosas?

Marc(M): Nos gusta la promoción y dar entrevistas, lo que pasa es que al mezclarlas con conciertos…yo le pondría un cinco…es que te quita mogollón de energía. No importa las horas que estés. Aparte, cada periodista es un mundo y tienes que meterte en el papel. Es como una conversación, hay días que tienes más o menos ganas de hablar. Pero nos gustan las entrevistas, aunque sean las mismas preguntas siempre y ésta, por ejemplo, no lo es.

A: La wikipedia os define como “grupo de rock alternativo”. ¿Qué le falta a esa definición?

M: Me gustaría estar en la Enciclopedia Británica, que está mucho más contrastada que la Wikipedia y no me fiaría mucho. ¿”Alternativo” a qué? Me gusta pensar que Sidonie siempre ha estado en el medio, en ese mundo tan polarizado del mainstream y el Indie, sobre todo en España, en el país de las envidias, donde no puedes hacer una cosa si no estás en la otra. Me entristece que se te catalogue por tu procedencia o por el tipo de música. Es algo que al final te cierra puertas y nosotros hacemos discos para todos los públicos; para la azafata del avión o la vendedora del ZARA o al Indie gafapastas. Nos da igual, nosotros queremos llegar a toda la gente.

A: Se puede definir El Fluido García en una frase?

M: Sí, está en el disco. Es una cita de Lennon que para crear un grupo paralelo a los Beatles lo bautizó como “Alfredo y sus increíbles ovejas voladoras”, y yo me quedo un poco con ese concepto.

A: Habéis ido alguna vez a un karaoke? ¿A cantar qué?

M: No he ido nunca a un karaoke, me gustaría mucho. Pero ayer fuimos a un sitio en Madrid que se llama Toni2, que debe ser como una especie de franquicia, porque debe existir el Toni1. Tenéis que ir porque es genial. No es un karaoke, pero tiene un gran piano de cola donde la gente apoya sus copas y vienen, por ejemplo, travestis a cantar Como una Ola. Y tú puedes ir a cantar Dylan si te apetece, o los Beatles. Me encantó, mejor que un karaoke.

A:  ¿De qué grupo español te comprarías un disco?

M: De muchos, de hecho me compré el de Boat Beam, el de Quart Primera…suelo comprar muchos discos y también de grupos nacionales. No tengo una época de comprar discos de grupos nacionales, compro por igual álbumes de grupos franceses o ingleses. Sobre todo vinilos.

A: ¿Cuál es el mejor grupo que has visto en directo?

M: Hace bastantes años, debía ser el 92, en la sala Razzmatazz, que antes se llamaba Celeste, y eran los Black Crows presentando el Southern Harmony and Musical Companion. Nunca había visto un grupo de rock como aquél, y nunca había visto un cantante tan enorme como Chris Robinson.

A: ¿Qué tema del Fluido García piensas que sonará más cañero en los conciertos?

M: El bosque, que es la canción que ha abierto la lata y que ya estamos haciendo en directo; yo ya estoy alargando el momento del solo, ese momento “Guitar Hero”. Me gusta porque se nota la electricidad en todos nosotros y hay un feeling muy chulo.

A: ¿Hacéis colaboraciones con otros grupos? ¿Cuándo ha sido la última vez?

M: Con Love of Lesbian, en un concierto nuestro, en la Sala Apolo de Barcelona, donde ellos hicieron Giraluna y nosotros Houston tenemos un poema.

A: Y así, en plan colaboración imposible, a quien elegirías para colaborar en vuestro próximo disco: Raphael, Camilo Sexto o Martirio.

M: A los tres, aunque supongo que Camilo Sexto es el más cercano para mí.

A: Cuando hablabas de la experiencia de grabar con Serrat, te confesabas admirador de Miguel Hernández y comentabas su influencia en algunos de tus temas. ¿Crees que también ocurre en alguno de los cortes del Fluido García?

M: Así como en Costa Azul citamos a Scott Fitzgerald, en este disco no ha habido un libro o un disco guía, pero los arquetipos sí que estaban ahí. Estaban, por ejemplo, mis “masters del universo” a nivel musical: Dylan, Lennon, Barrett y Morrison, y en cuanto a escritores, sobre todo los simbolistas franceses, por el tema de las imágenes, me han inspirado siempre: Baudelaire, Rimbaud…y por supuesto, Lorca.

A: Escuchando el disco, tenemos la sensación de que el sonido es muy espontáneo, muy fresco, como si estuviera en un concierto y eso se agradece. ¿Qué tiene de diferente respecto a los anteriores?

M: El bajo, para una producción hecha en España, está muy presente. Hablando con colegas extranjeros nos preguntan: ¿por qué el bajo tiene siempre un volumen tan bajo en las grabaciones españolas? A nosotros nos gustan los Beatles, donde el bajo está altísimo, o los Who. Este sonido es el que veníamos buscando, pero se ve que los mezcladores o los productores tienen dificultades para hacer el “tetris” de la mezcla, porque si el bajo está muy alto, las voces pierden un poco. Pero apostamos por un bajo alto. Creo que ésta es una de las cosas a nivel técnico, que aunque parezca un poco aburrida, es importante citar.

A: ¿Qué parte fue la más complicada de la letra de la canción Negroni?¿El uh uh uh o el churu chu?

M: Qué buena…pues sabes que estoy indignado, tío? (risas). Porque hay un fallo en la impresión de la letra. Creo que la hicieron en Holanda o en Alemania (la fabricación del disco) y se han dejado un “tu”. Y estoy indignado, porque yo soy súper meticuloso y cuando lo leí me indigné (entre risas). A lo mejor en la próxima edición lo corregimos, lo vamos a considerar estos días…

A: Recomiéndanos una de las siguientes situaciones para escuchar el Fluido García:
       a. Me ha dejado la novia
       b. Me voy de fiesta
       c. Viaje en coche por la Costa Brava
       d. Que día más tonto tengo hoy
       e. Mira que portada más chula, sale Saturno. Esto tiene q molar tronco…

M: Voy a decir todas porque todas son un contexto ideal para escuchar el Fluido García, pero te diría cuál sería la situación menos apta para escuchar el disco: en una relación sexual, o haciendo el amor con tu pareja, imposible escuchar el Fluido García. A mí no me gusta escuchar música mientras lo hago, pero aparte, el Fluido García es un disco que reclama demasiada atención.

A:  Cuando os alejáis de la psicodelia os preguntan por qué y cuando volvéis a ella, os pasa lo mismo. Para que nadie os lo vuelva a preguntar nunca¿Qué diríais para zanjar este tema?

M: Es culpa nuestra, por que cuando en una primera entrevista dijimos: “psicodelia no”, esto se ramificó de algún modo. Ahora es obligado hablar del tema de la psicodelia, lo cual es muy bonito, porque en definitiva se seguirá hablando de la música que nos gusta. Además, no tengo muchas ganas de zanjar el tema. Nosotros, cuando utilizamos esta palabra, la utilizamos como excusa para meter en la coctelera todos los aspectos musicales que nos interesan y eso se nota en el disco, que no suena todo el rato a The Piper at the Gates of Dawn de Pink Floyd. También hay momentos de mayor presencia de voces, o más lírico…nosotros somos un grupo que nunca hemos explotado esas influencias ni las tapamos en una grabación. Están ahí.Ahí están Cánovas, Rodrigo y Adolfo y Guzmán, entre otros. Eso es lo que nos gusta.

A: Aparte de la pomada, que parece ser que te gusta, ¿qué combinado te mola pedir en los bares?

M: Si es coctelería, un Negroni, porque creo que tiene la mezcla perfecta del punto dulce y el punto amargo; una combinación maravillosa de Ginebra, Campari y Martini. Y cuando no puede ser, simplemente un Gin tonic. Creo que la ginebra es la madre de todos los licores, es la reina y es mi favorita. En Barcelona, igual que en otros sitios, está de moda, lo cual es una buena noticia. Pero yo ya tomaba Gin tonic antes y lo voy a seguir haciendo, aunque deje de estar de moda.

A: Si fuéras un personajes de dibujos, ¿Cuál serías?

M: Yo sería Nowhereman de la película Yellow Submarine de los Beatles, o sea, Jeremy Hilary Boob o Jeremías en la versión en castellano. Aunque en realidad me gustaría ser Bugs Bunny, que es mi favorito, pero esa “putería” que tiene él, yo no la tengo. El primero va mejor con mi personalidad.

A: No es al único batería al que se lo hemos visto a hacer, pero cuando Axel toca, hace como muecas con la boca y tenemos curiosidad por saber por qué lo hace.

M: Es algo particular de Axel, porque él no es muy de mirar vídeos de rock. Al final siempre tienes tendencia a imitar el careto, por ejemplo, de Keith Richards o el de Pete Townshend. Pero lo de Axel es algo de cosecha propia. No sé por qué lo hace pero lo mejor de todo es que canta. Cuando hace esas muecas, hace los ritmos con la boca también y en la grabación del Fluido García, aunque no se va a escuchar en la mezcla, los sonidos de Axel están ahí: el uh, ah… es su forma física de demostrar que está súper a gusto detrás del instrumento.

A: Cuándo fue la última vez que tocásteis gratis?

M: La semana pasada en Barcelona en FNAC.

A: ¿Qué es mejor, vender muchos discos o agotar las entradas en una gira?

M: Las dos cosas. Si a nosotros nos dicen: “Si Sidonie hubiera llegado en el año 96, que se vendían muchos más discos, seríais un grupo de 5000 copias”, piensas, ostia, no está mal. Obviamente no podemos tirar cohetes en nuestra situación económica, las cosas como son. Nosotros vivimos de las giras y es una lástima que no se vendan más discos. No por el tema económico exclusivamente, es que no nos gusta regalar nuestra música. Este es un disco que nos ha costado dos años parir, nos hemos dejado la pasta nosotros y nuestra compañía. Es como una de esas tiendas especializada, digamos, en hacer un queso, o un zapato, que les sale increíble. Pues nosotros hacemos igual, hemos hecho un disco con un diseño muy bueno, lo he hecho yo (risas), y lo sacamos en CD, en vinilo, en una caja chula… y es una pena que después esto no le llegue al público. Y sobre todo nos hemos esforzado para que el disco suene bien, para que después la gente se lo baje para el MP3, que el sonido no es malo, el del CD es mucho mejor y el del vinilo aún más.

A: Lleváis un ritmo de un disco cada dos años, ¿Estába planeado de esta forma o ha surgido así?

M: Es lo que hacen todos los grupos actualmente, salvo algunas excepciones. A mí me gustaría cambiar, volver al rollo que se llevaba en los 90, que se acabó por una cuestión de calendario estructural y de marketing. A mí me gustaría sacar un disco cada año. Seguramente sacaría el tiempo para seguir ese ritmo porque bajo presión funciono mejor y con una fecha límite me apalanco mucho menos. Creo que para componer me vendría bien.

A: ¿Pensáis que el Fluido García puede a gustar a un público distinto del de discos anteriores y además seguir enganchando a vuestros seguidores habituales?

M: Cabe la posibilidad de que esté disco sea un fracaso y que nos convirtamos en el grupo español más impopular. Pero de verdad que no lo sé. De momento las cosas pintan bien, las críticas son buenas y a la gente parece que le ha gustado. Pero afrontemos que no es un disco pop; es decir, es pop porque es melódico, pero no es como El Incendio. No sé que va a pasar con este disco, no tengo ni idea, pero nos la suda un poco. Lo hemos hablado entre los tres y hemos dicho: puede ser que en la gira no venga tanta gente, no lo sabemos, pero estamos muy tranquilos porque es el disco que queríamos hacer. Sinceramente. Siempre hemos tenido la libertad para hacer musicalmente lo que queríamos. Esto es aún más importante en este caso, en un disco tan personal, al que nosotros, en broma llamamos “Juan Palomo” en el que todo, desde la producción al videoclip, pasando por las portadas o el diseño, viene de nosotros.

A: ¿Te gustaría aprovechar para explicar algo sobre el diseño de la portada?

M: Es un dato curioso. Yo siempre he sido una nulidad para las cosas plásticas y eso que a mi padre se le da muy bien pintar y además tengo un tío que es pintor. No sé ni dibujar una casa con un árbol.Y no sé qué me pasó, porque fue justo en la grabación, que aparte eran días muy duros, en el proceso de arreglos, voces y tal. Yo me pasaba diez horas en el estudio de grabación sin parar. Y me levantaba a las 5 de la mañana para hacer collages… dormí muy poco en esa época, pero lo hacía porque sentía que tenía que hacerlo, sin proyecto de que al final fueran a acabar en el disco, simplemente por hacerlos. Esto es algo que me gustaría recordar del proceso de grabación del disco.

A: Después de esta fantástica entrevista, te atreverías a leer nuestra magnífica web Las Gafas de Mike?

M: Hombre, claro que sí. No suelo escuchar mis entrevistas, me da un poco de vergüenza cuando escucho mi voz grabada, no en canciones sino cuando hablo, que pienso: vaya gilipollas…y con las entrevistas escritas a veces me pasa igual, que dices: ostia, podía haber dicho esto o lo otro. Pero en este caso, como el tipo de preguntas me ha gustado mucho, seguramente la voy a leer.

 

Entradas relacionadas: