vetusta morla, la riviera, lasgafasdemike.com

La cola da vueltas hasta la puerta. Jueves frío, fiesta, diciembre. Es el primer concierto de los cinco previstos en la Riviera en Madrid de Vetusta Morla. Fuera un cartel de “No hay entradas”. Dentro la sala llena.

vetusta morla, la riviera, lasgafasdemike.com

Comienza la función. Salen al escenario y la gente grita. Los movimientos cadenciosos de Pucho abren el concierto. Los Vetusta suenan increíblemente compactos,su energía se contagia y los estribillos son coreados por una multitud que se sabe sus canciones como si fueran salmos.

vetusta morla, la riviera, lasgafasdemike.com

Puede que su último disco se haya hecho de rogar, pero la verdad es que siguen siendo buenos. Muy buenos. Sobre todo en directo.

vetusta morla, la riviera, lasgafasdemike.com

Abren con “Los días raros”. Lo que es raro es que sus letras hayan evolucionado hacia una complejidad poética que a veces se diluye pero que sigue convenciendo a una multitud de gente. Hace poco un artículo de Rolling Stone intentaba desentrañar sus misterios con la ayuda de varios psicoanalistas sin conseguirlo. Para mí que el salto mortal de algunos de sus versos a veces roza el surrealismo más exagerado, pero cuando suenan las melodías y se acoplan a sus palabras “como un lazo en el ventilador” me quito el sombrero.

vetusta morla, la riviera, lasgafasdemike.com

El concierto es una mezcla entre el pasado y el presente y ellos van desgranando todos sus temas sin pose pero sin pausa, con química en el escenario. Cuando suenan sus éxitos como “Copenhague” O “Valiente” la Riviera se viene arriba. “Maldita dulzura”, “Valiente” o “Sharabbey”, una de mis favoritas, retumban en la sala.

vetusta morla, la riviera, lasgafasdemike.com

Al final suben “Hola a todo el mundo”, bajan, y Vetusta, esos colegas de instituto que hacen como que son colegas normales para los entrevistadores más locuaces pero que en realidad han sabido conservar su amistad en secreto como si fuera un regalo cierran el concierto golpeando un bidón con todas sus fuerzas. Y bailan hasta el apagón.

vetusta morla, la riviera, lasgafasdemike.com

Entradas relacionadas: