Bueno, noche especial en el Circo Price. La cosa empezó con una introducción de Pablo Carbonell, luciendo un trajazo de época, dando paso a Uno + una, con la colaboración de un guitarrista de Estopa. O eso dijeron, porque yo en algún momento entre esto y Shuarma, perdí el rigor… Menos mal que estaba Cris para dejar constancia de lo que pasó (en el escenario) y poder relatarlo… Pues eso, salió Shuarma a cantarse unos temazos, dejándome unas ganas enormes de escuchar el disco nuevo. Luego salió uno de los grupos que más escucho últimamente, Tulsa.

Estuvieron muy bien, pluriempleados, tocando piano y batería a la vez. Seguidamente salió Nawja, acompañada de guitarra y DJ. La verdad es que no he escuchado mucho su música, pero desde que leí la entrevista en Efeeme, me ha entrado una curiosidad ávida por escuchar El último primate, su último disco. Siguieron las muchachas con Christina Rosenvinge, alabada por más de una, que envidiaba su affair con Viggo Mortensen. Luego salió otra vez Pablo, a lucirse, cantando Sentimiento Vagneriano. Después de que Pablo se llevase los vítores de la afición, apareció Ariel Rot, como si nada.

Se sentó, tocó tres canciones en acústico, con Osvi Grecco, incluido el single de su nuevo disco, Solo Rot y la “tangonizada” Mucho mejor. Un grande. Luego salió Jorge Drexler, sin Oscar ni Leonor a cantarse unos temazos que el público coreó a pleno pulmón. Kiko Veneno, pedazo de monstruo, también salió como si nada a hacerse Memphis Blues Again, Dice la gente y Volando voy, cantada con Jorge Drexler. Una delicia. Pausa, Pablo y el último toro de la noche fueron tres grupos: The sunday drivers,

Love of lesbian, que estuvieron genial, Jordi con su guitarra y Santi al piano, geniales. Cerraron Mendetz, haciendo bailar a todo el personal, sin excepción. No se que más se puede pedir…

Intermón Oxfam

Entradas relacionadas: