Los murcianos Klaus & kinski con su buen hacer y su peculiar carácter asombraron a más de uno en la sala Clubdos de Petrer (Alicante), tanto para bien, como para mal.

 Lo que debería haber sido acogedor, hogareño y cálido… empezó por ser un congelador industrial por parte del público.

Rompieron el hielo con Roonie O Sullivan y tras un consejo de Marina (vocalista) que nos animó a ir hacia el centro de la sala (ya que la acústica era mejor), sonó Shell for the mourning, de su primer EP “Por qué no me das tu dinero”.

La tensión se notaba por momentos y ni si quiera un nuevo tema, Ya estaba aquí cuando llegué  (incluido en el próximo disco que saldrá en Febrero) logró levantar el ánimo a más de uno.

Mi sufrimiento aumentaba, ¿cómo se puede ser tan cerrado y no poder apreciar la calidad de Klaus & Kinski? ¿A caso la mezcla de tecno y electro pop es un pecado? ¿O es más bien que adoráis la rutina y sois fanáticos de la Generación OT? Si es alguno de vuestros casos, ¡renovaos! porque estos murcianos tienen muchas cosas que decir.

 Tras dejar de concentrarme en el público, y ante la llamada de atención de Marina hacia los que yo he bautizado como “cerrados de mente”, pude disfrutar de temas como Cristo del Perdón, Crucifixión o Te vas a enterar, incluidos en su primer disco “Tu hoguera está ardiendo”.

Misteriosa, formal, casi inmóvil, con un humor ácido y su inconfundible forma de cantar, (más bien de susurrar) capaz de amansar a las fieras, la vocalista nos presentó otro nuevo tema, Eres un sinvergüenza (tema que si hubiera conocido la letra se lo hubiera cantado a los cuatro que estaban detrás de mí).

Y parece que las fieras despertaron con frases como “por teléfono es mucho peor, videollamada, videoenfadada…” del tema Nunca estás a la altura, y los primeros acordes del la guitarra de Alejandro con Rocanrolear, lo que para mí son la dos joyitas del disco.

Puestos a sorprender lo hicieron con versiones de Buddy Holly ,Words of love, Harvest moon de Neil Young y como no, la versión noventera de Ritmo de la noche, (no tienen desperdicio, especiales como ellos solos).

Sin duda el tema de la noche fue Mengele y el amor, un bolero de esos que se te meten dentro y te hacen alucinar y parpadear varias veces por no creer lo ni lo que ves, ni lo que escuchas, increíble simplemente.

Esto se acababa, pero no sin antes oír Flash back al revés, con su divertida letra acompañada de aires countries rescatados del otro continente, y un tema  que no conocía y que mandaba a dormir En la cama, muy sutiles.

Para concluir diré que, a pesar de los pesares, el público acabó enganchado al rollo de los murcianos, (más vale tarde que nunca). Y si me permitís un consejo (aunque no soy nadie para darlos) la próxima vez, guardad vuestros prejuicios ante las nuevas bandas, (esto es: callarás, escucharás y luego opinarás).

HAZTE FAN DE LAS GAFAS DE MIKE EN FACEBOOK Y ENTÉRATE DE LAS ÚLTIMAS NOVEDADES