Los que anden por Zaragoza el viernes 21 de marzo, o por Madrid el jueves 20 del mismo mes, tendrán la oportunidad de escuchar la “respuesta” de Lloyd Cole a las escuchas de Tempest, de Bob Dylan:

No es el mejor disco que ha hecho Bob, pero tiene una vibración inspiradora que es apabullante para alguien de su edad, ¡72 años! Me lo tomé como si me dieran una patada en el culo. He estado ganduleando, algunos años no he escrito ni una canción. Pero cuando escuché ese álbum pensé, ¡maldición, tengo todas esas libretas llenas de ideas! ¿Qué pasaría si trabajara en ellas realmente en serio e hiciera un disco?

“Standards” se grabó entre finales de 2012 y principios del año pasado en varias localizaciones (Los Ángeles, Nueva York, Easthampton), siendo mezclado por Olaf Opal y contando entre sus colaboradores con Fred Maher y Matthew Sweet (la misma sección de ritmo que ya lo acompañó en su homónimo debut en solitario de 1990, el primero tras finiquitar a los Commotions, y en el disco que vino después, “Don’t Get Weird On Me Babe”). Todos los temas de “Standards” llevan la firma de Lloyd -excepto “California Earthquake”, de John Hatford- y suponen una desactivación del modo reposado de sus últimos trabajos y un retorno a su brío eléctrico, más de asfalto, ese que a él le reconecta con los Television del 77 y el Lou Reed de “The Blue Mask” y “New York”. Hablando de reconexiones, no está de más echar la vista hacia atrás para recordar que Lloyd saltó a la fama en el lustro que fue de 1982 a 1987 con tres discos al frente del quinteto The Commotions. Luego, a partir de 1990, ya ha volado en solitario. Dos etapas que han hecho de él uno de los nombres más representativos del pop británico atemporal, clásico, ese que va superando el test del tiempo y mantiene un estatus contemporáneo.

  • Jueves, 20 marzo/ Teatro Lara (Madrid).
  • Anticipada: 18 e/ 20 e/ Taquilla: 22 e/ 24 e
  • 22:00h.

Entradas relacionadas: