Love of lesbian

Aún recuerdo aquel día como si fuera ayer mismo, ha pasado mucho tiempo, pero tengo un bonito recuerdo. Fue el 25 de febrero de 2011, iba  a ir a ver a Love of lesbian pero un suceso inesperado hizo que mi amigo me dejara tirado. ¡Dios! Me veía solo en el concierto. Así que no me lo pensé dos veces y armado de valor le dirigí la palabra a la primera chica que se cruzó en mi camino. Se llamaba Valentina, una chica menuda de aspecto frágil y mirada estremecedora. Demasiado bella para ser real.

El concierto estaba a punto de empezar y Valentina estaba junto a mi, la había convencido para que me acompañara, increible ¿no? Pues sí, ahí estaba ella, una completa desconocida de Love of lesbian, pero preparada para disfrutar como una loca. Empezó a sonar Allí donde solíamos gritar, los nervios me devoraban, estaba en estado de shock, la desconocida me abrumaba. Pero tres temas más tarde, una sonrisa suya acompañada de un ¡Estos tíos molan! hizo que me relajara y empezara a disfrutar del concierto.

Seguramente fue uno de los mejores conciertos de Love of lesbian que he visto. Incendios de nieve, El ectoplasta, Niña imantada, Algunas plantas, La parábola del tonto Los niños del mañana fueron algunos de los temas que sonaron esa noche.

Recuerdo que hubo colaboradores de lujo, como Amaral que se cantó Segundo Asalto y no nos olvidemos de Carlos Cros, el frontman de los escenarios, su desparpajo, su vitalidad y su peculiar voz hicieron de Miau todo un espectáculo.

Simularon el 31 de diciembre de 1999, tirando confeti y haciendo comedia de que el mundo se acabaría por el efecto 2000. Aunque el momento más gracioso fue cuando tocaron Te hiero mucho, donde Joanra salió con un tanga y una L pintada en cada nalga. Estoy convencido de que si se hubiese agachado se podría haber leído LoL.

Valentina cada vez alucinaba más, no daba crédito a lo que veía, estaba disfrutando.

Love of lesbian

Luces, gafas y gorros inundaron el escenario, parodiando con Julián Muñoz y OT. Hasta hicieron una versión del Ritmo de la noche, donde el público enloqueció, aunque John Boy lo superó.

Se acercaba el final, y pusieron un video con imágenes de la gira, un momento muy emotivo en el que más de uno de los personajes  que estaban en el  escenario les faltó poco para llorar. Mi primera combustión fue la última del concierto. Santi agarró el micro y se puso a cantarla a capela, mientras el resto del grupo no podía dejar de sonreír de pura felicidad.

El concierto terminó y salí acompañado de Valentina,una nueva fan de Love of lesbian. Hoy, ya han pasado más de diez años y desde entonces Love of lesbian se ha convertido en parte importante de mi vida, no sólo porque es un grupazo, si no porque cada vez que los escucho recuerdo que una vez fui a uno de sus conciertos y conocí a la chica más fascinante de la ciudad.

Entradas relacionadas: