Quique González

Es curioso lo de este chico, de la cincuenta de conciertos que habré ido, no hay manera de repetir local y los sitios cada vez son más diferentes. Esta vez tocaba Lleida, desplazamiento corto, y acompañado por mi fotógrafo más fiel, Christian, y bajo una intensísima lluvia, llegamos por los pelos al Auditori Enric Granados. Precioso. Pero muy poca gente. Que pena. Y se noto en el concierto, le falto intensidad de principio a fin, pero rallando la perfección musicalmente hablando. Tocaron y bien, pero le faltó emoción, como faltó Javi, que aunque con un guitarrista más que solvente y previsible, le faltó ese plus que diferencia entre un buen concierto y un gran concierto. También faltó Vidas cruzadas como último tema, aunque el ambiente de la sala no invitaba a un gran cierre.

Quique González

Empezó con Salitre, Cuando estés en vena y Avería y redención, siguiendo Me agarraste, Hasta que todo te encaje, Pájaros mojados, Kamikaces enamorados, Arma precisa (deliciosa), Pequeño r’n’r, Deslumbrado, Suave es la noche (cada día me gusta mas), Lo voy a derribar, Algo me aleja de ti, y las sorpresas Piedras y Flores, Por caminos estrechos, y llegando al mejor momento de la noche con Nadie podrá con nosotros, Restos de stock y La luna debajo del brazo. Te lo dije, Riesgo y altura, Su día libre y Miss camiseta mojada, cerrando el concierto con Anoche estuvo aquí, Daiquiri Blues (esta vez no fue la primera, sino la última).

Siento que en esta gira aun no he visto “el concierto”, pero aun nos queda Hospitalet, aunque hay que decir que escuchar a Quique en directo, siempre, siempre es una delicia.

Texto: Iñaki Blanco

Fotografía: Christian Rins

Entradas relacionadas: