Shuarma

Era un concierto acústico y resulto que fue un concierto con cajitas con sorpresa. Empezamos por el final del disco, en acústico, “Aun no se donde estoy”, con un intro con una especie de xilófono que hacia un sonido Zen muy interesante, “La única opción”, “Virgen de Guadalupe” con una exhibición interpretativa impresionante y “Mucha falta de amor”, hasta aquí la parte acústica, y cuando creíamos que el concierto iba a seguir por derroteros desenchufados, salen los “invitados”, como el mismo dijo, que no eran mas que su propia banda, la que le ha acompañado en esta última gira, porque querían hacer un concierto de despedida de gira especial, y tanto que lo fue, a partir de ahí el concierto fue una auténtica gozada. Lo primero una versión redonda de “Elixir de juventud” del músico ya desaparecido y para mi uno de los mejores compositores de este país, Antonio Vega, al que Shuarma le brindó un emotivo homenaje. Gran Antonio Vega.

Shuarma

“Despierta”, coreadísima por el público presente, “Yo mismo”, creo que una de las mejores canciones de todo su repertorio, y un rescate de una de las mejores canciones de EleFanteS, su antigua banda, “Que yo no lo sabia”, después “Otra ráfaga de luz”, y otro rescate, de Bushido, ese disco tan venerado y seguido, “La felicidad”, para entonces el público entregadísimo, sacado el cliché del acústico, este Shuarma suena muy bien electrificado, si la gira anterior no dio con los músicos para su puesta en escena, esta gira lo ha conseguido y con creces. Acabó “La felicidad” con la interactuación entre publico y banda, que incluso se atrevió a meter entre medio un villancico que fue “El 25 de desembre, fum, fum, fum”, para descojone general, para cuadrar del todo el final, entre música y aplausos, costó, por algún despistado, como yo, pero al final público y artista consiguieron rematar la canción al alimón y conseguir al acabar música y aplausos el silencio más absoluto. Silencio absoluto es lo que pidió a continuación, a pesar de dos ataques de risa de ambas mujeres situadas detrás mío, cuando consiguió ese silencio que duró como un minuto, pedido por Shuarma expresamente, el homenaje más emotivo, dedicó este minuto de silencio total, a Enrique Morente, fallecido días atrás, gracias Shuarma, eres tan buen artista como persona. Pero el concierto seguía, atacó “Vuélvelo a intentar”, energético tema, y otra cajita con sorpresa, interpretó “Billie Jean” de Michael Jackson a voz y guitarra dejando al respetable con la boca abierta y emocionado. Gran versión, gran tipo. Cerró el concierto, corto, muy corto con “El tiempo puede parar”, emotivo también, Pero volvió a salir, esta vez para despedirse e interpretar “Universo” de su primer cd.

Gran tipo, ya lo dije, gran persona, ya lo dije, pero no me canso de repetirlo. Me gusta mucho este chaval, porque es tan sensible, tan auténtico que nunca triunfará en los 40 principales, y a mi eso siempre me ha gustado. Gracias Shuarma. Gracias. Y feliz año a todos.

Entradas relacionadas: