Siniestro Total

Como siempre, suena el tema de Corrupción en Miami para que, cual adeptos fieles de una gran religión, sigamos la liturgia necesaria para adentrarnos una vez más en la experiencia gozosa de vivir un concierto de Siniestro Total. Vamos amigo y bebe conmigo marca las intenciones en el comienzo del concierto, refrendadas con anhelos e instrucciones de seguir así tocando esa guitarra porque me quiero divertir, Quiero bailar rock and roll toda la noche hasta que salga el sol

Recordamos lugares pasados y nos vamos al Kwai y pasamos a embellecernos ¡Coño, todo esto es tan hermoso! Aunque, para que no se nos suba a la cabeza, hay que recordar que somos chusma somos lumpen proletariat.

¡Intenta mantener a raya a tan impresentable personal!

Primer momento de inflexión en la noche. Primer tema nuevo a presentar al respetable: “Putos Amos”… Julián y Compañía se disfrazan de AC/DC para interpretar un tema que se convertirá en un clásico de sus directos sin duda alguna… Berreamos como fieles penitentes Ay, Dolores, siempre me la pegas con Don Hugo y Don Simón al día siguiente te duele la cabeza y a mí el corazón, pasan a presentar un tema nuevo, “Asco” y tras ello, recordamos a viejos “mártires” cantando Alégrame el día, torero, alégrame el día, alégrame el día por Dios y la Virgen María.

Desde el barrio del Calvario de Vigo, el Abuelo Soto ataca con No se está mal en el fondo, no pidas peras al olmo, es el Síndrome de Estocolmo y Óscar Avendaño desgarra el bajo y canta No me pidas que ahora vaya a cambiar, toda la vida hemos estado igual, es una cuestión legal, es una cuestión moral, es una cuestión social, que no te parezca mal…, para después recordar todos voz en grito que Camino de la cama es el mejor camino con el nuevo ritmo que le han dado en los últimos tiempos.

Si vas a Shangai me verás en El Loto Azul se afirma para pasar a las cuestiones fundamentales del ser humano como Quiénes somos, de dónde venimos, a dónde vamos… Y, sin abandonar el tono trascendente y místico esperamos Que queden mudos los impíos, que rompan muros nuestro alarido, y no podemos desfallecer, diciendo algo: diciendo Yeah! Ni las aspiraciones personales de querer ser Emilio Cao tocar el arpa en el Caurel y ser tan guapo como él y tocar con Alan Stivell

Siniestro Total

Suenan acordes de “La Bamba” y se acaban convirtiendo en el coreadísimo “Bailaré sobre tu tumba” que cobra un especial cariz junto a los muros del Cementerio de la Almudena. No bajamos la guardia: Después de tantos años de mirarnos a los ojos, el enemigo parpadea y está nervioso, y empezamos a despedirnos diciendo adiós a la Tierra, adiós al Sol, diciendo adiós a la Luna, Adiós al Rock and Roll.

Gritamos a Papaíto ¡Entra!, sabemos que las niñas bonitas cobran mucho más dinero, pensamos en mujeres desnudas con hombres desnudos ¿Qué es lo que hacen cuando están todos juntos? y fantaseamos con nuestros minis de cerveza pensando en el zumo de naranja en las tetas de la negra. La realidad nos está atrapando: “Cuánta puta y yo qué viejo”

Siniestro Total

Hacemos cuentas antes de volver a la barra y he bebido cuatro o cinco cañas, aparte de las cañas hay tres dobles, aparte de los dobles son dos jarras y le estoy diciendo que me cobre…

El momento galaico – internacional llega con Hey, hey, Vigo, just hold me tight, everybodys singing the blues tonight y desaparecen…

Los bises comienzan recordando las cosas que casan mal, como el Duomo y Berlusconi cuando presentan el primer single de “Country&Western”, su nuevo disco: “El Aceite y el Yang”

¡Gin Tonic!

El (ya está tardando en ser declarado Himno Oficial de Galicia) “Miña Terra Galega” nos recuerda que el cielo está gris y que a pesar del 95% de posibilidades de fuerte lluvia que pronosticaron los metereólogos a quienes dedicaron el concierto, hay cosas que no entienden ni los kafkianos del Jaján…

Finalmente, hacemos un llamamiento a nivel internacional:

Ayatollah, no me toques la pirola ,

Ayatollah, no me toques la pirola

Ayatollah, no me toques la pirola más…

¡Ayatollah, mola!

A pesar de los tiempos de corrección política en los que estamos metidos, quizás hasta el mismo Ayatollah Jomeini sería indulgente con tamaña declaración de principios…

Se acabó. Suena el himno soviético. Manos en el corazón y puños en alto. Manos al cielo rememorando “Que les corten los huevos” y retirada…

Esto de irme tras sólo dos horas de concierto me suena a tristeza post-coitum, no me mires a la cara… Es lo que pasa cuando te apasiona un grupo que se puede permitir el lujo de seguir siendo un espectáculo de primera sin perder la integridad ni la fuerza, camino de su 30º Aniversario

Papaíto sale pero volverá mañana…

Entradas relacionadas: