SKARLATINES  28

¿Alguna vez habéis sentido que viajáis dentro de un tren y su traqueteo constante os invita a bailar y el maquinista canta los nombres de las estaciones transportándote directamente a tiempos pasados sin duda mucho mejores que estos en los que vivimos? Si vuestra respuesta es sí es que tuvisteis la suerte de asistir al esperado regreso de Skarlatines a los escenarios, porque el tremendo recital que pudimos disfrutar los allí presentes fue exactamente eso, un imparable tren de mercancías lleno de ritmo y melodía del más puro Ska. El carbón de esta locomotora sin frenos lo pone sin duda la tremenda sección rítmica de la banda, bajo y batería simplemente descomunales, rozando casi la perfección con unos ritmos vivos y frescos que obligan al más “pintao” a moverse al son de sus golpes y sus líneas. Apoyados siempre por unos teclados que de repente se despegan del traqueteo general para regalarnos melodías con ese sonido Hammond tan peculiar, dulce y vibrante que tanto se echa de menos y tanto se agradece en estos días de nuevas tecnologías y milagros digitales. La parte espectacular del viaje la pone sin duda la tremenda sección de vientos, con la que cuenta la banda.

SKARLATINES  12

Unos vientos capaces de todo, hacernos vibrar con sus potentes golpes, mantener un fondo de tensión que sabes que pronto explotará por algún lado o dejarte con la boca abierta cuando deciden solear, único momento en el que por un instante dejas de bailar cautivado por la calidez de las notas que cada uno de los metales es capaz de sacar de su instrumento, repito, cada uno de ellos. Porque cuando todavía no has podido asimilar el solo que uno de ellos acaba de marcarse (así, como si tal cosa) empieza el siguiente a llenar de nuevo el ambiente con sus notas imposible y cálidas arropado en todo momento por el tiempo constante de la locomotora de la sección rítmica. Por si todo esto fuera poco tenemos además como maquinista a Dogo, (guitarra y voces) que no contento con interpretar los temas con una calidad y eficacia soberbias, no deja de moverse arriba y abajo, de un lado a otro, sin dejar en ningún momento que la fuerza de esta máquina de tocar que son Skarlatines decaiga en ningún momento. Cuando se juntan un repertorio plagado de temas de siempre con nuevas composiciones, temazos más clásicos de su época con el gran Laurel Aitken, unas tablas y un saber hacer en el escenario de un nivel mucho más que profesional y, sobre todo, muchas ganas de hacer las cosas bien, el resultado no puede ser otro que el pedazo de concierto que los que estuvimos en la sala pudimos presenciar. Y es que cuando los que están encima del escenario se lo están pasando bien, imagina cómo estamos los de abajo. Lo único que queda después es irte a casa con una sonrisilla en la cara que tardará mucho tiempo en borrarse, y eso es algo que en pocas ocasiones ocurre pero que asistiendo a esta manera tan personal que tiene Skarlatines de entender la música y el espectáculo resulta de lo más normal del mundo.

SKARLATINES  23

Si queréis comprobar que todo esto es cierto no os perdáis su siguiente actuación en Móstoles (Madrid), Sala AMSALA (Calle Río Miño Nº 1 posterior, Metro Hospital de Móstoles) el próximo 17 de Abril a las 21´30 horas. El mejor ska ha vuelto y esta vez es para quedarse.

Fotografías: Yeray Sesma.

Myspace Skarlatines

http://www.myspace.com/skarlatinesSk

Entradas relacionadas: