Último día, más piscina y la gran fiesta que se formó allí. Saltaban hasta las plantas, mientras el grupo de kamikazes, dirigido por El hombre del sombrero y gafas amarillas hacían tirarse a todo el mundo a la piscina. Hubo otros momentos, como subirse al coche-discoteca hasta hacer peligrar al DJ, o poner a todos en fila y darles de beber algun mejunje espirituoso. Por supuesto, todo esto regado con miles de ¡UH! ¡AH! con los que la gente homenajeaba a Chimo. Luego bajamos justos para ver a La mala (por el atajo), que estaba impecable en el escenario, la Beyoncé española la llamaban. Cantó casi todos los temas que la gente esperaba, con ese toque especial que le dan los músicos del Taller de músics de Barcelona, más Refree, más Ricki Falkner, más DJ Woody, más alguno que me dejo.

No vimos a James. Una pena, porque la gente dijo que fue uno de los mejores conciertos de todo el fin de semana, pero alguien tenía que cuidar las tiendas y dar buena cuenta de los fluidos que había en la nevera. The Sunday Drivers, los vimos en la distancia. La gente abarrotaba el escenario Heineken para ver a los toledanos que hicieron un gran concierto.

Cosas de la vida, resulta que uno de los que más la liaba en la piscina era el DJ de las dos de la noche (¡no me acuerdo del nombre!!) y estuvimos disfrutando un rato con él. A final de la noche pudimos disfrutar de una sesión de Chema Rey ¡Menudos temazos puso! Que no de Deluxe, Vetusta Morla, Luces de Neón de Lori Meyers, Woman de Wolfmother, por decir algunos, siempre introducidos con apetitosas anécdotas y bajando el volumen para hacer a la gente cantar y enloquecer.

En fin, otro año más, festivalazo. Ya tenemos ganas de volver y pasarlo bien, dejándonos los pies en las duchas. ¡El año que viene disfrazados!

HAZTE FAN DE LAS GAFAS DE MIKE EN FACEBOOK Y ENTÉRATE DE LAS ÚLTIMAS NOVEDADES

Entradas relacionadas: