22 de Diciembre, llega el Invierno, los turrones, los mantecados, y como no, el Sorrofest, punto de encuentro barcelonés para los amantes del punk rock más Ramoniano.

Comenzó la noche la joven banda catalana Kingpin, algo dubitativos al inicio y con algún que otro problema de sonido, cabe destacar la juventud de los integrantes y que era uno de los primeros conciertos que daban, pero una vez se sacaron la presión dieron un gran recital. Conexión perfecta con el público, acierto total en las versiones que realizaron (versionear a los Nikis. FANTA, Los Vegetales, Ramones, en un concierto así es acertar seguro), un saxofón que le da un toque original a la banda, y un gran futuro por delante. Grata sorpresa, la verdad, esperemos sirva de revulsivo para que salgan más grupos así por la ciudad condal, que estamos algo huérfanos.


Les siguieron los vascos Nasti de Plasti. He de decir que no les presté excesiva atención por lo que sería injusto criticarles tanto positiva como negativamente. Lo siento, otra vez será. Lo que sí destaco fue la inmerecida frialdad de la parroquia presente y una gran versión de Olaf el Vikingo de Los Nikis.

Una vez acabaron, entre grupo y grupo sonando los Nikis a todo tren e hidratándonos para el grupo grande de la noche, los madrileños Viernes 13. Destaco la increíble mejora de su directo respecto el que dieron hará 6 años en la Sala Magic. Sin duda el grupo más profesional de la noche y que arrancó más pogos, sonido excelente, canciones rápidas y pegadizas, sonaban compactos, y para acabar de rematarlo y llevarse la ovación de la noche, versión de Shock Treatment, abriéndonos boca de lo que será la vuelta a los escenarios de estos monstruos el mes que viene. La parroquia entregada y poco más que decir, si para mi KingPin fueron la gran revelación de la noche, Viernes 13 fueron la gran consagración. Punk pop para adolescentes de más de 30 años. Gabba Gabba Hey!

Una vez finalizados estos, a hidratar la garganta de nuevo, ya no me atrevería a decir si seguían sonando los Nikis, Medina Azahara o el Junco, música diría que había. Y llegaba la hora de los malagueños Smoking Victims. El único grupo de los presentes que no había oído nunca pero los más fáciles de clasificar, son ni más ni menos que los primeros Airbag, los del Ensamble Cohetes. Destaco que estaba presente Adolfo, cantante de Airbag, y cantó con ellos Pelís de miedo. No sé cuantas canciones tocaron, no muchas, cuando se produjo el hecho desagradable de la noche, salto al vacío de uno de los asistentes, sangre en el suelo, conmoción, policías, ambulancia, y fin de fiestas. El chaval se encuentra sano y salvo, con 4 puntos a modo de recuerdo en la cabeza, esperamos se recupere pronto y bien, un abrazo para él.

Y así, sin más, finalizó una nueva edición del SorroFest, referente del punk pop en Barcelona, el día que a este muchacho se le acaben las fuerzas para montar el concierto me da la sensación que tendremos que hacer cientos de kilómetros para ver estos grupos por aquí, así que larga vida al Sorro, a Marta y a los demás voluntariosos organizadores.