Sinkope


(Nota del Arqueólogo: Este texto fue encontrado en una excavación en el Campo de las Canteras de Casla (Segovia) días después de la celebración de la III Edición del CaslaRock)

(Nota del Traductor: Esta anticrónica probablemente esté relacionada con esta otra (http://lasgafasdemike.com/ii-edicion-del-casla-rock-10-07-2010-segovia/) de hace aproximadamente un año, y tal vez también esté ligeramente inspirada en la canción “Yo tenía un novio que tocaba en un conjunto Beat” de Rubí y Los Casinos)

Lo reconozco. Había vuelto a ir a lo mismo: A ligar. ¡Qué le vamos a hacer! Soy así… Y como iba a ligar, no pensaba estar obsesionado con la música como el año anterior, y dejarme llevar por el ambiente y por todo lo que el CaslaRock podía ofrecerme.

Este año, se realizaron unos talleres medioambientales durante la mañana del sábado, como previo a los conciertos y decidí que desde aquel momento tendría que ponerme manos a la obra. Hay quien dice que la noche antes ya se vio cierto movimiento por allí, pero no puedo asegurarlo porque, aunque la zona de acampada del Festival ya estaba dispuesta y con muchísimas más tiendas que el año anterior, tampoco pude constatar mucho debido a los agasajos con los que la Organización mimó a este humilde anticronista.

Pero tras los talleres medioambientales, llenos de niños con camisetas de conciertos de rock y sus madres y padres de estilo festivalero total, se me iluminó la bombilla como pocas veces y fui donde estaba el mogollón: A la zona de acampada.

Tras una opípara comida en forma de caldereta que ofertó la Organización a músicos, colaboradores y todo el que pasaba por allí, me dirigí a las tiendas de la zona de acampada que se empezaron a llenar a media tarde por aquello de echar una cabezadita antes de la fiesta y ahí vi el cielo abierto. Aunque el cielo estaba empezando a cerrarse por aquello de las tormentas veraniegas, cosa que hizo comenzar el festival con algo de retraso, me acerqué a las tiendas que más bonitas me parecían preguntando si había sitio para mí… Hasta que encontré mi sitio. No voy a describir cómo era ya que no es el sitio porque esto se supone que debe ser una Anticrónica sobre un Festival de Rock, pero claro, ya se sabe, aquello de sexo, drogas y Rock n Roll aún somos muchos los que nos lo creemos, y una cosa llevó a la otra, y ahí que me acoplé…

Impulso

Después de la tormenta siempre llega la calma (Creo que eso dicen en alguna canción), y con el sol aparecieron en el escenario IMPULSO. No los escuché demasiado, estaba a otras cosas, pero parecían jóvenes con buenas maneras y ganas de comerse el mundo… Vamos, como muchas bandas que la organización del CaslaRock tienen el gusto de mostrarnos a aquellos que vamos por allí a otras cosas que no son precisamente escuchar música, pero a mí me sonaban muy bien, y a Platero y Tú, cosa que se agradece en tiempos en los que decir que Fito lleva tiempo plagiándose a sí mismo es casi motivo de expulsión de grupos de jóvenes que no llegan ni a imaginar lo bueno que era el Señor Cabrales cuando tenía una banda y no vendía tantos discos…

Lalinga

A los de LA LINGA ya los conocía (http://lasgafasdemike.com/ii-edicion-del-casla-rock-10-07-2010-segovia/ ó http://lasgafasdemike.com/un-puente-de-conciertos-en-tres-actos-los-petersellers-la-linga-rock-y-alguno-mas-en-el-gruta77-madrid-del-8-al-12-de-octubre-de-2010/) por lo que quedarme en el consuelo de sus pechos me resultó menos duro, aunque ella quisiera bajar a verlos. Nos asomamos desde el precipicio de la zona de acampada y acabamos cayendo encima de unos despistados que no estaban ni mirando al grupo vallisoletano. Nos dejamos llevar un poco por su música (Muy fácil hacerlo) y ellos se dejaron llevar por el calor de la gente y bajaron del escenario a compartir su música con el público. Son buenos y tienen muchas tablas, pero no por ello dejan de demostrar que se quieren comer el escenario como si fuera el primer concierto que dan. Realmente es difícil de explicar porqué estos tíos no tienen un público más masivo que el que tienen con la buena música y el gran directo que tienen. Presentaron temas de su último disco “Beber con las manos”, y añadieron otras habituales como la versión de “Mi vida en rosa” de Los Romeos.

Ya que estábamos abajo, nos quedamos a gozar con SINKOPE. Poco se puede decir de ellos que no se haya dicho ya en otros sitios y, además, aprovechando que era el grupo estrella del Festival y que la afluencia de gente frente al escenario se hizo masiva, me dediqué a disfrutar de los encantos de mi acompañante que estaba absorta en los versos y las guitarras de los veteranos extremeños.

Sinkope

DEBRUCES nos recordaron por su nombre la caída de hacía un tiempo, y por su música a los grupos punk que escuchaba yo cuando me moceaba, cosa la cual, se agradece un montón, no nos vamos a engañar. Uno va teniendo una edad y le aterra pensar que la juventud considera punk a “grupos” como Pignoise,  pero eso es otro tema que no cabe en una noche tan maravillosa como  esta…

Los STAFAS no hacen honor a su nombre. Nadie debería sentirse “Stafado” viendo a este grupo. Dan lo que prometen y es mucho. Rock N Roll del bueno, garaje y algo de mala baba.

Su versión del Resistiré del Duo Dinámico me inspiró en momentos en los que mi ligue de la noche empezó a estar más pendiente de lo que sucedía en el escenario que de mí…

Stafas

Llegó MEMORIA DE PEZ y arrearon con Esto es un atraco de los Burning cuando la vi alejarse con otro más guapo que yo. Era el momento de dedicarme a escuchar un poco más lo que el grupo podía ofrecerme porque ya era tarde para reaccionar. Pero una característica de mi persona, a la que hace referencia el nombre del grupo, y las copas que ya llevaba a esas alturas de la noche, hicieron que no recuerde demasiados detalles del grupo, ni de los siguientes, A TIRO, con los que el festival terminó por embrutecerse. Las numerosas versiones que hicieron, las ganas de fiesta de la gente que veía que era el último grupo y que había que echar el resto y lo entrado de la madrugada que era ya (¿Pasadas las 5 de la mañana? No estoy seguro, perdí el reloj en una de las tiendas en las que entré al inicio del Festival y no me guío demasiado bien por las estrellas, además de tener un poco nublada la razón por el enésimo abandono sufrido) hicieron que yo no tuviera ganas de más que de acostarme en algún sitio, o como cantó Sinkope, “Al socuello de tus pechos de seda”, pero como no andabas por allí, tuve que conformarme con dormirme y esperar a una próxima edición del CaslaRock donde la suerte me acompañe de una vez…

Atiro

(Nota de uno que pasaba por allí: No sabemos muy bien de dónde habrá salido este texto porque por mucho que estuve al tanto, no vi a nadie escribiendo nada, ni tomando notas de tan maravilloso evento… Sí, señoras y señores, la III Edición del CaslaRock, gratis, con cada vez más y mejor gente, y un cartel –como el propio Festival- en progresivo crecimiento. Sólo espero que el año que viene sea más y mejor)

Texto: Nando Monzú

Fotos: Álvaro Hernández

(Más fotos en http://www.flickr.com/photos/movidasdeltxata)

Entradas relacionadas: